Innovador sistema inalámbrico controla las luces de seguridad aérea en una red de transporte de energía eléctrica

El terreno montañoso planteó desafíos para lo que terminó por ser el sistema inalámbrico más grande de su clase

 

A pesar de las preocupaciones de fiabilidad, es justo decir que las redes inalámbricas han entrado en plena vigencia en la industria, especialmente en entornos agresivos, en lugares de difícil acceso o para reemplazar cables largos. Una instalacion en Virginia Occidental ( EE.UU. ) ante estos tres criterios que no sólo enfrentó problemas en el seguimiento de sus activos, también tuvo que cubrir con señales inalámbricas las distancias necesarias para la comunicacion del sistema.

 

Para cumplir con las regulaciones de la “Administración Federal de Aviación” (FAA) después de la construcción de una línea de transmisión eléctrica de 150 millas, se debían instalar luminarias de funcionamiento constante para advertir a las aeronaves la presencia de líneas eléctricas de alta tensión. El funcionamiento de las luces también tuvo que ser continuamente monitoreado.

 

Las luces están en altas torres en terreno montañoso, dificultando la supervisión. Algunas de las torres son prácticamente inaccesibles,  enviar un equipo para comprobar las luces manualmente hubiera sido difícil y costoso.

 

Transmitir a través de terreno difícil

 

La línea de transmisión de 500 kV funciona a través de las montañas de Pensilvania del Sudoeste pasando por Virginia Occidental hasta Virginia del Norte. La nueva línea era necesaria para satisfacer la exigencia eléctrica de la región Atlántica y prevenir la sobrecarga de la red. La línea prevendrá problemas eléctricos regionales, que podrían haber causado apagones. La red de energía eléctrica tiene 661 estructuras y costó casi mil millones de dolares para ser construida.

 

se consideraron varias tecnologías inalámbricas y en el análisis final, radios sin licencia en la banda de 900 MHz proporcionaron el menor costo de propiedad.

 

Algunas radios se comunican a través de hasta siete repetidores, el sistema tiene 15 redes de emisoras separadas y Algunas de esas redes están conectadas entre sí mediante cables de fibra óptica por tierra a lo largo de la línea de transmisión.

 

Las luces en las torres no destellan, en cambio dos luces en cada estructura alternan su funcionamiento diariamente de modo que cada luz funcione una cantidad de tiempo igual a la otra a lo largo su vida útil.

 

Si alguna lámpara de cualquier estructura falla, el departamento de operaciones de mantenimiento notifica las reparaciones necesarias. Si ambas luces sobre una estructura están fuera de servicio, la FAA es contactada para emitir un aviso a los aviadores.

 

Algunos sistemas de radio locales funcionan sobre la frecuencia de 928 MHz causando interferencia, por tanto se instalaron filtros de RF en cada radio para limitar la exposición a frecuencias entrometidas.

 

El sistema estuvo en operación durante dos meses antes de su apertura oficial. Desde ese momento, el sistema ha actuado conforme a su diseño, ahorrando dinero y tiempo, eliminando la necesidad de controlar manualmente sistema de iluminación de cada torre.

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>